Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Gety Pavez VIdal  
Miércoles, 27 de Agosto de 2014 10:35
Esta semana se conmemoró el “Día de la Educación Técnico Profesional”, una fecha de suma importancia tanto para el ámbito de la educación como para el área del desarrollo productivo del país. Cabe recordar que en 1965 la Educación Técnica fue integrada en la Reforma Educacional como una de las modalidades a enseñar durante la etapa de formación media. 
 
Luego  se integró al sistema de enseñanza superior y en la actualidad es reconocida como una de las áreas importante de la educación chilena y un polo de gran crecimiento económico y productivo. Tanto así que este año se creó Vertical, Asociación Gremial de Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica Acreditados, que busca contribuir a la formación de políticas públicas que fomenten el desarrollo de estas instituciones. Sus representantes están seguros de la consolidación de las carreras técnicas como una real oportunidad de desarrollo laboral.
 
Y cómo no, si según el Ministerio de Educación en la actualidad existen varias carreras técnicas que están entre los empleos con los mejores ingresos y empleabilidad del país, teniendo muchas de ellas una mayor oferta laboral y salarios más altos que varias universitarias.  
 
El Ranking publicado en el 2013 indicó que los titulados de Técnico en Mantenimiento Industrial y Prevención de Riesgos ganan al cuarto año de su titulación entre $650.000 y $730.000. Sueldos nada despreciables si se considera que los años de estudio son menos que los de universidad, y que por lo tanto la inversión en educación se recupera con más rapidez. Por otro lado, en la mayoría de los casos los estudiantes de Institutos Profesionales o Centros de Formación Técnica pertenecen al primer y segundo quintil, lo que hace mucho más atractivo para ellos titularse en un menor tiempo y con excelentes frutos económicos.
A pesar de los buenos retornos de las carreras del área técnica profesional en nuestro país, todavía existe un déficit. En Chile hay 3 universitarios por cada técnico, mientras que en países desarrollados la proporción es inversa.  Si bien la matrícula aumentó un 163%, todavía faltan unos 600 mil especialistas que puedan desarrollarse en los sectores de la minería, industria, tecnologías de la información, entre otras. 
¿Cómo se reduce este déficit? Ya existen varias iniciativas, públicas y privadas, que están colaborando para que los futuros profesionales se decidan por el ámbito técnico y se den cuenta del gran campo de oportunidades que se ofertan a lo largo de todo el país. 
 
Ximena Cabrera Zapata
Jefa Nacional de Educación, Escuela Desarrollo Social AIEP