Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por Gety Pavez VIdal  
Jueves, 02 de Noviembre de 2017 17:50
 Docentes, Educadoras de Párvulos y jefes de UTP de O´Higgins, participaron de una jornada regional que busca implementar el juego como estrategia didáctica y apoyo en los procesos de transición educativa.
Según expertos, el juego constituye un principio pedagógico fundamental para el aprendizaje; de ahí a que el Ministerio de Educación propicie que éste forme parte de las actividades permanentes en escuelas y colegios.

“El juego como estrategia para el aprendizaje y los procesos de transición educativa” fue el tema tratado en la jornada regional que reunió a más de una centena de profesionales de la educación durante la mañana de hoy en Rancagua.

El Secretario Regional Ministerial de Educación, Hernán Castro Monardes, manifestó “Queremos relevar el juego como herramienta para el aprendizaje, el cual ha ido quedando, de lado, lamentablemente, hoy en día, debido a la tecnología y como Ministerio de Educación, nos sentimos responsables de ello. El tener buenos resultados en el SIMCE ha hecho que todo se vuelva academicista; es decir, que todo gire en torno a tener muchas horas de Lenguaje, Matemáticas, etc., lo cual puede ser importante si se toma como una fotografía del momento, pero lo relevante tiene que ver con una formación mucho más integral y que de alguna manera se formen buenas personas”.
A la vez, la autoridad destacó que el juego es una buena instancia para los niños con necesidades educativas especiales y para facilitar la transición de la educación prescolar a la escolar.
 
“El juego permite además de aprender, crea hábitos.  El paso de la pre básica a la básica es brusco y éste, permite que dicho cambio sea menos brusco y cercano a los niños; pues el juego favorece la identidad y camaradería, siendo una herramienta muy potente para sacar adelante aprendizajes que muchas veces se hacen a través a través de una guía o la misma tecnología”, concluyó la autoridad.

Tras las exposiciones, profesores y educadoras trabajaron en dos talleres prácticos, concluyendo al final de la jornada que mediante el juego los niños desarrollan su creatividad, se autodescubren, manifiestan gustos y preferencias, aprenden a sociabilizar con sus pares; además de desarrollar el lenguaje y se promueven valores como la compasión, el amor, el respeto y la tolerancia.