Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Gety Pavez VIdal  
Sábado, 01 de Junio de 2019 16:40
 
Operativo policial logra detener once implicados que operaban en Rancagua y Santiago
 
Tras meses de investigación, y el allanamiento siete domicilios en las ciudades de Rancagua y Santiago, la Brigada de Robos (BIRO) Rancagua logró desarticular una red dedicada al comercio ilegal de cobre, obtenido principalmente del robo de cables que ha afectado en el último tiempo a la empresa distribuidora de electricidad CGE y la empresa Tren Central, logrando recuperar casi dos toneladas del metal utilizado como conductor de electricidad.
 
Según informaron desde la PDI, se logró detener a once hombres y mujeres, todos mayores de edad, quienes habían montado un sistema de comercio en el que participaban quienes cortaban los cables de cobre, aquellos que los compraban, quienes los reconvertían y acopiaban para revenderlo a otros compradores.
 
De igual forma, desde la institución policial, manifestaron que alrededor de 700 metros de cable de alta tensión incautado corresponderían a parte de mil 400 metros de cables robados en la comuna de Malloa y que hace pocos habrían dejado sin electricidad a gran parte de aquella comuna y sectores aledaños.
 
Por otra parte, en lo que concierne al perjuicio sufrido por la empresa Tren Central, la Fiscalía Local de Rancagua confirmó que dos empleados de una compañía subcontratista que prestaba servicios de mantención para la empresa de ferrocarriles señalada, tenían participación directa en la sustracción de cables conductores de electricidad, e incluso utilizaban un camión de sus empleadores adaptado para trabajar en vías férreas, el cual les facilitaba llevar a cabo el ilícito.  
 
Además del cobre decomisado, la PDI incautó seis vehículos de carga, puesto que se logró establecer que fueron utilizados para transportar el metal en distintas fases de la cadena de comercio ilegal, por lo que eventualmente podrían utilizarse como medio de prueba.
 
En lo que respecta a los detenidos, todos fueron puestos a disposición del Juzgado de Garantía de Rancagua, para su correspondiente control de detención.