Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Escrito por Gety Pavez VIdal  
Jueves, 11 de Febrero de 2010 22:57
65 de 70 aceites comestibles no pasaron la prueba que analizó la rotulación e información nutricional, parámetros  exigidos por el Reglamento Sanitario de los Alimentos. Por esto, ODECU hace un llamado a los consumidores a fijarse mejor al momento de elegir un aceite en los supermercados.  Un estudio de ODECU (Organización de Consumidores de Chile) mostró que aproximadamente el 90% de los aceites vegetales comestibles que se encuentran en el mercado, no cumplen con  todas las disposiciones  acerca de la  rotulación exigidas por el Reglamento Sanitario de los Alimentos. Además, muchos de estos productos muestran claras deficiencias en la información que presentan en las tablas nutricionales. 

ODECU tuvo como objetivo evaluar la calidad de los aceites comestibles con mayor presencia en el mercado. Se analizó la rotulación del producto, la imagen que publicitan y en laboratorio se busco saber sobre la calidad de los aceites a través del porcentaje de acidez y contenidos de peróxidos.  

Para los análisis de rotulación y de la imagen del producto fueron estudiadas 70 muestras de distinto origen: canola, maravilla, maravilla alto oleico, soya, maíz, oliva, pepita de uva, vegetal, soya sésamo, y mezclas. De estas, 65 no cumplen con todos los requisitos exigidos por el Reglamento Sanitario de los Alimentos en temas de rotulación y de información nutricional e informaciones, según Odecu, relevantes para al consumidor.  Por ejemplo, una información importante en los rótulos es la indicación de uso, la cual debe especificar si el producto es recomendado para freír, para cocinar o aliñar, 45 de las 70 muestras no contiene esta información. También es importante que las Informaciones Nutricionales estén presentes de forma completa, pues sirven como guía para el consumidor saber en qué podrá utilizar el aceite que escogió o irá a escoger, como por ejemplo, el consumidor que busca un aceite para freír deber escoger una marca que informe mayor contenido de grasas monoinsaturadas y bajo contenido de grasas poliinsaturadas pues estas son muy inestables al ser expuestas a altas temperaturas y además en contacto con el oxígeno y  por periodos prolongados de tiempo producen peróxidos (oxidación del aceite) y posteriormente los radicales libres que perjudican la salud del consumidor.  

Según Alejandro Pujá, Coordinador de ODECU Rancagua, “la información contenida en los rótulos de los productos, es lo que permite a los consumidores hacer elecciones adecuadas, en función de sus necesidades y del destino que quieren dar al producto”. Afirma que es esa información la que indica los contenidos exactos del producto, su naturaleza y sus características nutricionales. ODECU apela a que se intensifique la fiscalización de la rotulación con relación a lo que exige el Reglamento Sanitario de Alimentos y a que los consumidores lean críticamente los rótulos de los aceites en el momento de la compra.    
Por otro lado, se comprobó  que 4 de los aceites analizados daban a entender al comprador que son productos puros por la imagen que presentan, pero en realidad son mezclas. Las marcas que presentan esta deficiencia son Chef, aceite de maravilla, Chef soya y sésamo, Bonanza aceite con maravilla y Trisol aceite vegetal con maravilla. Estos resultados son preocupantes, ya que es la imagen externa del aceite el primer contacto entre el producto y el consumidor. ODECU hace un llamado a los consumidores para que sean más críticos al momento de comprar aceites vegetales. Que comparen con atención las informaciones de los rótulos de las diferentes marcas y así poder elegir el producto que más les conviene. 

Para el análisis de acidez y peróxidos, el cual permite determinar el grado de conservación del aceite, se estudiaron 10 marcas: Acuenta, Bonanza, Campo Lindo, Chef, Cocinero Trisol, Doña Flor, E!, Jumbo, Líder y Miraflores. Se comprobó que todas tenían un buen grado de conservación. Estos resultados alcanzados en los análisis fueron posibles pues los productos se entregaron sellados al laboratorio.  Esto quiere decir que para mantener la buena conservación del producto antes del uso, su envase debe siempre permanecer cerrado y alejado del calor y la luz. Estas recomendaciones están en 67 de las marcas, lo que demuestra que las empresas transfieren la responsabilidad al consumidor de la buena conservación del producto. También es de responsabilidad del consumidor hacer buen uso de los aceites al momento de freír, cocinar o aderezar alimentos. Stefan Larenas asegura que “nunca se debe reutilizar el aceite que se usó para freír”. 

ODECU plantea otros requisitos importantes de fiscalizar, pero que no son obligatorios por el Reglamento. Exigen informaciones como: teléfono de contacto con el fabricante o importador, Servicio de Atención al Consumidor (SAC), entre otros. Con esto hacen un llamado a las autoridades a fiscalizar a las empresas de alimentos, como también analizar los productos permanentemente para comprobar si lo que declaran es real.