Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Escrito por Gety Pavez VIdal  
Jueves, 15 de Abril de 2010 00:14
altPilar Sordo

La profesional realizó tres encuentros en la Región de O’Higgins. En Santa Cruz, Doñihue y Rancagua, como un primer esfuerzo para volver a reconstruirse emocionalmente.
La Subsecretaria del Sernam, María Paz Lagos, contextualizó que esta charla es parte de las diez medidas dirigidas a las mujeres, destacando la atención psicológica que ya comenzó en los Centros de la Mujer en las regiones más afectadas, la web del Sernam con un manual de medidas de auto apoyo emocional y la contención en línea (gratuita confidencial) del 600 360 7777.

Junto a la Subsecretaria del Sernam, María Paz Lagos y la directora regional, Daniela Krauss , la destacada psicóloga nacional Pilar Sordo, realizó tres encuentros de apoyo emocional en Santa Cruz, Doñihue y Rancagua; un ciclo de charlas para mujeres afectadas por el terremoto, un esfuerzo inmediato  de la institución como una necesidad sentida que las autoridades recogieron en las visitas a terreno y que se materializó a través de estas jornadas que también se darán en las otras zonas afectadas, tal como lo planteó en su discurso de bienvenida, la Subsecretaria, quien señaló que se “trataba de un esfuerzo concreto en conjunto, que también nace de ustedes y que nuestro organismo ha querido materializar, con el fin de levantar los corazones y el ánimo”, y que forma parte del trabajo que se está realizando.

Iniciativa que se desprende y tiene relación con las diez medidas que fueron dadas a conocer el sábado recién pasado por el Presidente Sebastián Piñera y la Ministra Carolina Schmidt; “unas medidas concretas y necesarias para afrontar de mejor manera las distintas situaciones y vivencias que como país estamos tratando de superar y que es parte de estas políticas públicas que nuestra entidad está impulsando”, destacó María Paz Lagos.

Pilar Sordo, en su estilo habitual de cercanía y cordialidad abordó los efectos que cada cual pudo haber experimentado luego del terremoto. Habló de crisis, de un antes y un después, un cambio abrupto que cambió para todos la cotidianidad, transformó hábitos, percepciones individuales y colectivas y que en este proceso, cada cual sintió de manera distinta, con diferentes matices y condiciones de vulnerabilidad. En su discurso certero, próximo y lleno de vivencias y detalles dijo que “las cosas pasan, que uno no entiende el porqué, pero era necesario entender el para qué…..en estas situaciones tan extremas como fue este terremoto, es muy importante detectar dónde están los aprendizajes (…) llegará un momento en que vamos a poder rescatar qué oportunidades de crecimiento vamos a tener”. Crecimiento y realidad “que también nos debe dar la posibilidad de saber dónde están nuestros afectos, a quién amamos”.

Se refirió  a la importancia de aprender a vivir los duelos, los momentos de tristezas, la “importancia de hablar del tema las veces que sea necesario, la posibilidad de decir lo que se siente” y abordó aquellas etapas propias de los efectos que se experimentan luego de este tipo de crisis o ruptura inesperada, que con una gran carga emocional, dejan en forma individual a cada uno con distintas secuelas emocionales que afectan física y mentalmente, según el impacto o tipo de vivencia. Categórica también señaló que existen “actitudes personales”, que determinan la forma cómo cada cual enfrenta de manera individual las situaciones que cada uno vive. Así por ejemplo, algunos reaccionarán negativamente “esperando que la ayuda les llegue”, mientras que otros a través de una actitud más positiva, lograrán salir más rápido del momento.

Fue una jornada maratónica, un encuentro que a juzgar por las sonrisas y la importante convocatoria de muchas mujeres que participaron de estos encuentros, logró el objetivo deseado, entregar elementos y visiones para minimizar los efectos de este terremoto, que tal como dijo Pilar Sordo “es importante entender que la vida cambió” y que es necesario asumir; mirar con naturalidad nuestros sentimientos de miedo, angustia; entender los procesos y ver positivamente que este terremoto “nos puede dar la oportunidad de ser mejores personas y reconstruir un mejor país”.