Usar puntuación: / 13
MaloBueno 
Escrito por Gety Pavez VIdal  
Miércoles, 19 de Septiembre de 2012 15:22

Don Sergio Pablo Catalán Martínez, nació el 2 de Marzo de 1928, actualmente vive en Roma, pueblo ubicado a unos 8 kms  aprox. de San Fernando en un sector llamado Aguas Claras.
Tiene su casa en las faldas de un cerro empinado y  a orillas de un riachuelo,  sus días los pasa junto a su señora esposa Virginia Toro y sus regalones animales amigos de siempre.
Su rostro sonriente marcado por las huellas dejadas por  las inclemencias del tiempo que han marcado su vida de hombre de la montaña.
Después de un largo tiempo de haberlo conocido personalmente converso nuevamente con  un gran hombre a un arriero de por vida cuyo mejor amigo es el caballo y su fiel y  obediente perro ovejero llamado el Caleuche.
El 04 de Julio del 2007 Sergio Catalán, de 79 años, padecía una artrosis en su cadera derecha.
La noticia decía “Gracias a las gestiones del Historiador Sanfernandino Juan Cornejo Acuña, y un diario regional, quienes entregaron en primicia la grave situación que afectaba al héroe de los jóvenes deportistas, los médico uruguayo Roberto Canessa uno de los sobrevivientes de la tragedia de Los Andes, y médicos de Clínica MEDS, pudieron realizar la operación al mediodía de ayer “.
Hoy en día Don Sergio Catalán se encuentra bastante afectado nuevamente  por una severa Artrosis pero ahora de su cadera izquierda ,sería bueno que con esta aseveración que estoy haciendo tenga la ayuda necesaria ( en especial de sus amigos Uruguayos) que necesita en estos momentos cuando ya cuenta con 85 años de vida,el Doctor Felipe Jugo de Pablo le consiguió la prótesis por el momento ,pero falta la parte operación.

En su relato junto a un brasero  y sirviéndome una tacita de té, me dice “recuerdo después de casi cuarenta años  como  si fuera hoy día , como yo pensaba que esos deportistas Uruguayos habían caído más al Sur por las noticias que daban y ellos se encontraban más hacia el lado Argentino detrás de las Termas del Flaco, a ellos les dijeron que estaban a 30 kms de Curicó y fue ahí donde se perdieron”.
Dice “ los encontré en condiciones demasiado débiles y harto pobres, para que nos escucháramos nos costaba mucho por el río que estaba entre nosotros” y “yo” dice,” tomé una piedra y envolví un papel preguntándoles que era lo que querían y ahí ellos me dijeron que venían de un avión caído y en el avión quedaban catorce y que estaban demasiado débiles y que necesitaban salir pronto”, el papel cayo en la orilla del río y el “ Cucho”,(su hijo Juan) lo sujetó con el pie, no sé que pasó con el papel ,creo está en el Museo Lircunlauta”.
Sobre la película ¡Viven¡ dice que “ no tiene ninguna relación con lo sucedido con el lugar donde los encontré yo, según por lo que se vió , los Helicópteros llegaban por un camino para autos en donde mismo estaban ellos, y acá no, acá son puras montañas, es difícil”.
“Yo los encontré en el potrero La Loma en el fundo El Perejil. Ellos habían llegado el día antes que los encontrara”.
Dice Don Sergio,” yo estuve con todas las familias de ellos aquí y allá en Montevideo “y con su voz pastosa  por el tiempo y con un leve carraspeo  agrega “sobre los que quedaron enterrados en la Cordillera de los Andes nos dice “a uno se lo llevaron por el lado argentino (Rafael Echavarren), a los otros hicieron una fosa común y los sepultaron ahí colocándoles una cruz de cobre y una de fierro”.
“Dieciséis sobrevivieron de cuarenta y cinco deportistas, murieron veintinueve. Canessa y Parrado atravesaron por lo más difícil, por ahí no hay ningún tráfico de gente, de nada”.
Dice “yo siempre recorría el cajón del  río Azufre de punta a final, cuando joven se avistaban Guanacos y Leones (pumas chilenos), los conejos, los Cóndores, mis hijos, mis caballos y mis perros eran mis acompañantes habituales.
Este año dice ,”tuve una agradable sorpresa cuando vi llegar en una casa rodante a uno de los sobrevivientes uruguayos a José Pedro Algorta, al cual no veía del rescate ,después de cuarenta años logramos rencontrarnos ,pero ahora en mi casa, fue un día de gran felicidad para mí después de tanto tiempo sin saber de él ”.
Juan Cornejo Acuña
Historiador San Fernando